Sobre la consciencia y el despertar

A propósito de esta fecha 02 / 02 / 2020, quiero compartir algunas reflexiones sobre este aspecto tan trascendental en la vida cotidiana y espiritual.


Foto: Cuarzos amatistas (archivo personal)

Advertencia a tu modelo del mundo: en este artículo se tratan diversos temas como esoterismo, espiritualidad, magia, divulgación extraterrestre, geometría sagrada, entre otros, con un punto de vista totalmente subjetivo desde mi opinión y actual estado de consciencia. No sigue el modelo científico ni rigurosidad académica o bibliográfica, tampoco una doctrina religiosa. Aunque es una reflexión y opinión personal, espero aportar algo a quien esté en un proceso de despertar.

Cuando hablamos de la consciencia podemos verla desde diferentes niveles.

El nivel biológico-perceptual.
Por lo general cuando hablamos de consciencia la generalizamos a lo que tiene que ver con el conocer, y muy específicamente a lo que vemos. Esto está relacionado con la luz y los ojos. 
Pero la consciencia no se limita a esto: porque a nivel de percepción, tenemos los 5 sentidos, y el acto de conocer lo podemos realizar a través de cada uno de estos. Viajar lo sintetiza y ejemplifica a través de las comidas, los olores, las sensaciones de cada lugar, la música, la gente y su lenguaje, es decir las experiencias. Se sobreentienden que los ojos son las herramientas corporales para captar la luz, pero se plantea también la pineal y la pituitaria como órganos relacionados con la luz en diferentes rangos de frecuencias. De hecho, la piel también es sensible a la luz.

Cuando visité una mina de amatistas, (mineral relacionado simbólicamente con la luz y la consciencia) una de las cosas que me sorprendió es como estas se forman como huevos en la tierra (geodas), en cuyo interior están estos cristales. La amatista es un cuarzo violeta, es color manifestándose en la oscuridad.

Partimos del supuesto que todos perciben como percibimos nosotros, y resulta que hay quienes perciben cosas que ni nos imaginamos, pero no hablan de estas. Es abrir la posibilidad que existen realidades mas allá de lo actualmente perceptible. O por lo menos lo que nosotros percibimos.

También muy poéticamente podemos decir que los ojos de la naturaleza son las flores.

A nivel de entendimiento, podemos ver la consciencia y el despertar como el círculo que separa lo conocido y lo desconocido. También lo representamos como mapas del mundo, o también como la cosmovisión, o la forma de darle orden a nuestra realidad (la visión del orden) Al tener nueva información y datos modificamos y ampliamos nuestros mapas mentales. En estos representamos nuestro mundo, la sociedad, y los paradigmas, como los 4 que menciona JL Parise que son la economía, la religión, la política y la ciencia.

Espectros y rangos de vibración.
Corrientes de divulgación como la Pleyadiana-Taygeta-swaru, hacen referencia a las frecuencias, al ascenso 3D-4D-5D, y al saboteo perceptual por la matrix. Lo menciono porque cada vez se habla mas de frecuencias, y se omite esta fuente que es pública y abierta.

Diferencias, distinciones y definiciones. Una doctrina esotérica establece diferencias entre la consciencia, la esencia, el alma y el espíritu. Así mismo, el sistema cuerpo, psiquis y mente se toma como un todo integral. Otra, plantea la consciencia como embotellada por el ego, el cual hay que comprender para liberarla. ¿Cuál es la diferencia entre la mente y la consciencia? ¿Qué es la consciencia? ¿Qué no es?

La consciencia, el dolor y el sufrimiento.
Como seres sensibles y perceptuales tenemos rangos que van desde el placer hasta el dolor, la felicidad y el sufrimiento. El tiempo lo percibimos rápido cuando experimentamos placer y felicidad. Pasa lento cuando experimentamos dolor y sufrimiento.

Aquí llegamos a la empatía. No solo es hacernos conscientes del dolor propio sino entender que otros experimentan dolor, y también felicidad y alegría.

Uno de los paradigmas actuales de transformación cultural y de consciencia colectiva, está en que vamos reconociendo la consciencia no por la forma de expresar lenguaje y desarrollar tecnología, sino por el simple hecho de estar relacionada con la capacidad de sufrimiento al experimentar dolor. Esto ha hecho que empecemos a ver los animales como seres que experimentan sufrimiento, y esto repercute en la forma que nos alimentamos.

Consciente e inconsciente.
Modelos psicológicos lo plantean como aquello que sabemos, lo que no sabemos, lo que recordamos y lo que no. Lo que conocemos y lo que no. La metáfora del iceber lo ejemplifica, el inconsciente aunque oculto bajo el agua, es el que sostiene lo consciente. Así mismo, la superficie de un lago es el consciente iluminado, y el inconsciente el agua bajo la superficie. En esta metáfora no es blanco y negro, es claridad/oscuridad progresiva y gradual entre superficie y profundidad.

Los modelos del mundo.
El modelo del mundo de cada persona está estructurado en gran parte por su sistema de creencias. No solo religiosas, creencias desde lo cotidiano a lo trascendental. Las creencias dan forma a nuestra realidad. Y eso en lo que no creemos tiende a no verse. Como que el filtro de creencias tiende a manifestar o darle sentido adecuado a lo que se percibe.

Identificación, representación y el recuerdo de si.
Nos valemos de mecanismos de supervivencia, entre estos comunicarnos y a qué le prestamos atención. Modelar es una habilidad instintiva de aprendizaje. Está en los genes. Nadie le enseña a un niño a modelar, simplemente imita. En ese proceso de modelar y observar lo de afuera, sumado a la capacidad de la mente de proyectar y representar holográficamente, ocurre el olvido de sí. Igualamos la representación, nos representamos en el otro, esto lo explica la psicoeducación y el principio de representación diferenciada. Alguien lo explicaba como lo que ocurre al apagar un videojuego, ya no nos identificamos con el personaje, queda la imagen, el reflejo de quienes somos en a pantalla negra. Recuerdo de sí es una herramienta del despertar. Aquí también entra un dilema tecnológico con la Inteligencia Artificial I.A. y es la capacidad de tomar consciencia de si.


Así que cuando hablamos del despertar tenemos varios puntos:


Está limitado por la percepción corporal. Se da de acuerdo al estado de los sentidos y a su nivel de experiencia y entrenamiento. No es lo mismo un sumiller experto en catar vinos con su sistema gustativo-olfativo, educado y especializado, a alguien que no lo sea. Podemos refinar, desarrollar y educar los sentidos.
El darnos cuenta. Un acuerdo con la realidad, podemos verlo como la representación de nuestros modelos del mundo con aspectos que no conocemos o no son públicos y aceptados. Se despierta a una verdad, a un hecho desconocido. Darse cuenta de las situaciones y estados en que se encuentra.
Darnos cuenta también tiene que ver con el feedback, y la ventana de johari, que nos evidencia lo conocido y lo desconocido mediante nuestras relaciones. Despertar tiene que ver con darnos cuenta de aquello que no conocíamos, de nuestro estado actual, de los procesos de cambio. Hay un fenómeno que ocurre al viajar y al explorar los mapas de google, y es sentir que el mundo se hace pequeño. Ver como se desarrollaron culturas tan diferentes como la árabe, india y china que estaban unidas por tierra, ni siquiera separada por mares. El mundo era un lugar desconocido. Tal vez lo sigue siendo.
Reconocimiento. También el despertar tiene que ver con reconocernos como seres multidimensionales. Entender que igual que el espectro electromagnético, estamos rodeados de diferentes ondas, frecuencias y radiaciones, muchas de las cuales percibimos y otras no, aunque nos afecten.
Capacidades.  Podemos definir el despertar en términos sensoriales, es decir, ¿qué vamos a sentir, oler, ver, oír cuando estemos despiertos? Estamos hablando de capacidades de la consciencia, como sueños lúcidos, brillar con el talento, ver lo que otros no ven, comprender lo complejo, recordar su vida y otras vidas, y las que se imaginen. También puede ser la capacidad de distinguir la ilusión de la realidad en la experiencia, en un mundo donde la inmersión simulada se hace cada vez mas accesible. Un aspecto interesante es ver algún video o comercial de los años 70s en esas definiciones tan bajas, y contrastarlo con una pantalla ultraHD 8k, o lo que en este momento sea la mayor tecnología. En esa época parecía asombroso. Mayor consciencia permite ver mas detalles.
Es un proceso. El despertar es un proceso que puede ser secuencial o con saltos. Es un rango, un nivel. Es una parte del espectro, un escalón en una escalera. La mente actual de un niño de 6 años y lo que conoce, en un escenario como la edad media sería tomado como genio. Puede que existan métricas para el despertar. Busque una, pruebe la suya. Es necesario describirlo para poderlo contrastar. Hay diferentes técnicas, entre estas la meditación, pero no hablo de esta porque no tengo experiencia. Los sueños lúcidos, la activación de chakras, el contacto con la naturaleza, los ejercicios de atención, desintoxicación corporal, trabajo con el ego, trabajo de sombras, seguro hay muchas. La pregunta es ¿a mi qué me da resultados?
Así como es un proceso también es un estado: De la cultura oriental hemos heredado conceptos como la iluminación. Una persona iluminada es alguien con tal claridad y congruencia de conceptos, tal capacidad para mostrar lo que otros no ven o es difícil de ver, y estaba a simple vista. Puede ser o no un gurú, puede ser alguien que brille por su talento. También depende del propio estado energético. No solo bioquímico, calórico, sino emocional, vital, motivacional. Los chakras y los circuitos energéticos. La tensión y la saturación de oxígeno. Todo esto contribuye a estar consciente o inconsciente.
El aquí y el ahora. Cuando hay presencia hay conexión entre lo que se está haciendo y lo que se piensa. No hace una cosa pensando en otra. Esto la mayoría de personas lo hace de forma espontánea y corta, pues exige asombrosa concentración, atención y foco. Hacer una cosa pensando en otra. Conectarse con el momento. Aquí viene una de las exigencias del valor de presencia y en cualquier conversación: escuchar sin estar preparando respuestas, juicios, opiniones.
Ubicarse en un nivel mayor y mas amplio de entendimiento. Ahora vamos entendiendo como a mayor nivel de frecuencia vibratoria, a mayor dimensión de existencia estamos con menor influencia de la dualidad polarizadora. Despierto/dormido, Luz/oscuridad, bien/mal.
Despertar también es un aprendizaje. Todos hemos cometido errores, y al aprender de estos, estamos ganando consciencia. Si en el pasado hubiéramos sabido lo que sabemos. 
Al final lo que cuenta es el estado actual, los aprendizajes y las capacidades. Recapitula las experiencias, haz contraste del antes y el después.
Considero que todos tenemos algún nivel de despertar y anhelamos avanzar y ampliarlo. No son caminos comparativos, y si es un proceso y un estado.
Un gran reto es estar presente, vivir el momento, sacarle jugo a la cotidianidad.


No hay comentarios